Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Artículo

Curiosidades sobre las suricatas

 

 

Te presentamos cinco razones de peso por las que las suricatas son unos de nuestros héroes acuáticos.

¿Sabías que…?

Una suricata en pie en el desierto.

Morador del desierto

Estas monadas viven en medio del desierto y la sabana, donde el agua suele escasear. Cuando encuentran ríos o manantiales, beben hasta saciar su sed.

Una suricata come algo.

¡Qué crujiente!

Las suricatas obtienen la mayor parte del agua que necesitan de los jugosos insectos que comen. Utilizan su agudo sentido del olfato para localizar escarabajos, orugas, arañas y escorpiones de lo más crujientes.

Una adorable suricata asoma la cabeza de su madriguera.

Excavador avezado

Las suricatas son muy mañosas en la construcción. Estos animales excavan redes de madrigueras subterráneas que los cobijan del calor, los protegen de los depredadores y les brindan un lugar seguro donde criar a sus cachorros.

Una adorable familia de suricatas tras una lluvia en el desierto.

Diluvio pasajero

Como nosotros, las suricatas se guarecen de la lluvia. Cuando se acaba el chaparrón, emergen de su guarida para devorar los insectos que se alimentan de las plantas recién regadas.

Un cachorro de suricata muy mono rodeado por su familia.

Lindo cachorrito

Las crías de suricata, llamadas cachorros, se alimentan de la leche materna tras nacer y luego empiezan a beber agua. Algunas suricatas adultas actúan como niñeras y vigilan los cachorros mientras otras cazan.

 

 

Recuerda beber agua

A diferencia de las suricatas, no podemos hidratarnos a base de insectos. Bebe agua a lo largo del día siempre que tengas sed. Gluglú, gluglú...

 

 

 

 

¡Recicla y salva el planeta como un héroe!