Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Reto Acuático

Cómo construir una clepsidra

Puedes transformar una botella de plástico vieja en un ingenioso reloj y darle un uso práctico…

Aprende a construir una clepsidra (un reloj de agua) en seis sencillos pasos. Descubrirás cómo funciona este antiguo sistema para medir el tiempo y reutilizarás una botella de plástico. Mola, ¿no?
¿Sabes cómo medían el tiempo antes de la invención de los relojes y cronómetros? En la Antigua Grecia usaban las clepsidras, ¡y ahora tú también podrás!

Material necesario:

• Botella de plástico grande y transparente
• Tijeras
• Compás o chincheta
• Rotulador
• Colorante alimenticio
• Cronómetro

PRIMER PASO

CORTAR

En primer lugar, apoya las tijeras en el centro de la botella y, con cuidado, úsalas para cortarla por la mitad. Si no lo consigues, pide ayuda a un adulto.

SEGUNDO PASO

PERFORAR

A continuación, quita el tapón a la botella y hazle un agujerito con la punta de un compás (de nuevo, pide ayuda a un adulto). Después puedes volver a tapar la botella.

TERCER PASO

ENCAJAR

En tercer lugar, pon la parte superior de la botella boca abajo y colócala dentro de la otra mitad de forma que la parte de arriba quede mirando hacia abajo.

CUARTO PASO

MEZCLAR

Acto seguido, mezcla unas cuantas gotas de colorante alimenticio en un vaso de agua y prepara el cronómetro.

QUINTO PASO

VERTER

Vierte el agua en la botella y empieza a cronometrar. Cada vez que pase un minuto, dibuja una línea en la parte inferior de la botella a la altura del nivel del agua.

SEXTO PASO

CONTAR

Cuando toda el agua haya caído en el fondo de la botella, vuelve a verterla en la parte superior y cuenta los minutos que pasan conforme vaya bajando. ¡Ya está! La botella de agua se ha convertido en un reloj.

¿Sabías que…?

Se cree que la clepsidra es uno de los dispositivos más antiguos para medir el paso del tiempo. ¡Se ha encontrado alguna que data del siglo XIV a. C.!

 

 

Recuerda beber agua

El agua es un recurso natural muy valioso. Aparte de usarla para diseñar artilugios ingeniosos como este reloj de agua, es muy saludable. Gluglú, gluglú...

 

 

 

 

¡Recicla y salva el planeta como un héroe!